Dinosaur Jr – «Give a Glimpse of What Yer Not»

Jagjaguwar, 2016

455

Que los Dinosaur Jr están de moda, eso lo sabemos. Pero es que no queda otra. Volvieron hace una década para copar una carrera que, pese a ser notable a mediados de los noventa, ahora parecen reclamar los laureles que se les negó en su primera etapa. Con este Give a Glimpse of What Yer Not los de Amherst recuperan su senda más pop. No nos confundamos. Es pop, pero aclimatado con el ruido guitarrero típico de J Mascis que tanto gusta a los fans de la banda.

Los dos primeros cortes, Going Down Tiny, son una declaración de intenciones; Este es un disco de playa, surf, olas y brisas con sabor a salitre. El single, Tiny, no es el mejor corte del décimo primer elepé de los norteamericanos, pero es un single perfecto. Lo resume todo. El nivel de intensidad aminora con Be a Part y I Told Everyone, cortes más intimistas con una estupendas melodías vocales. Una de las joyitas del disco es Love Is… canción de Lou Barlow que sube notablemente la calidad del disco. Como siempre ha demostrado, tanto en solitario como con Sebadoh, Barlow es un compositor increíble. Tras Good To Now, una buena muestra del típico sonido de los dinosaurs, llega la que para mí es la pieza más atípica, y puede que la mejor, de Give a Glimpse of What Yer Not. Se trata de I Walk for Miles, 330 segundos de contundencia con un ramalazo grunge innegable que culmina con uno de los más logrados punteos que ha firmado Mascis.

Lo cierto es que la segunda parte del álbum decae si la comparamos con la cara AKnocked Around espabila al oyente, si es que ha caído en un leve letargo, con un explosivo cambio en mitad de la pista. Mirror amartilla con un repetitivo estribillo de voz que acaba por agradar más por medio de la invasión que por la vía del placer. El broche final lo vuelve a poner Barlow con Left/Right, una nueva lección de cómo hacer un temazo con cuatro notas y mucho gusto.

Quién se lo iba a decir a estos tres tipejos de un sitio recóndito de Massachusetts, quienes a principios de los ochenta se les tachaba de sociópatas y de músicos ineptos. Hoy son ya una leyenda y, por lo que se ve, con mucho futuro. (Nota: 8)