El mítico pub madrileño El Templo del Gato ha comunicado que va a cerrar sus puertas de forma definitiva tras 32 años de existencia. Según el responsable del local, Arturo Cobas, el principal motivo ha sido la prohibición que sufrían, por parte de la Agencia de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, a la hora de poder utilizar el equipo de sonido de la sala. La nueva normativa aprobada por Ana Botellas en 2011 permitía un 85% de insonorización, mientras que El Templo del Gato tan sólo llegaba al 68%. La patrulla de policía se personó hace poco en el local que regenta Arturo Cobas, y le obligó a cerrar. Para sobrevivir el pub debería sufrir una obra, una cara reestructuración, a la que Cobas no puede hacer frente.

Es el fin pues de uno de los centros de referencia del rock madrileño desde mediados de los años ochenta. Considerado como uno de las cunas del grunge patrio, y escenario de películas como Historias del Kronen La vida alegre, era de los garitos referencia en lo que a música independiente norteamericana se refiere. Allí Offspring reventó los plomos en 1993, actuando como teloneros de NOFX, y era el refugio favorito de Álex de la Iglesia mientras rodaba El día de la bestia. También fue el primer sitio en Madrid que celebró Halloween, en el año 84, y albergó todo tipo de conciertos hasta el 2000, año en el que empezó el declive por las medidas del Ayuntamiento de Madrid. Los asiduos del lugar ya no podrán disfrutar más de Hildegard, la pitón que deambulaba por la alambrada y que fascinaba a Poli Díaz, que acudía con frecuencia para contemplarla.

Descansa en paz, gato.