Thomas Fekete, guitarrista de la banda Surfer Blood, falleció ayer a los 27 años como consecuencia de un agresivo cáncer que padecía desde comienzos de 2015. La banda no tardó en ponerse en marcha cando supo la enfermedad de su integrante y activó una cuenta de crowdfunding para recaudar fondos. “No hubo un solo día que no estuviese lleno de esperanza. Nunca hubo un día en el que consideró tirar la toalla. Él fue aquella persona valiente, de buen corazón y de radiante luz que todos conocisteis“, ha escrito la esposa de Fekete en la cuenta de crowdfunding. Su último trabajo, Burner, lo publicó en solitario en Diciembre, destinando todo lo recaudado para la lucha contra el cáncer. Para el primer fin de semana de Julio se está preparando un homenaje que tendrá lugar en Florida.