El director James Wan ha confirmado que no seguirá al frente de la más que probable secuela de Aquaman. El film que inicia la saga será el último que haga el realizador malayo para esta franquicia ya que ha tenido problemas con los productores del largometraje. Pese a las dificultades, el responsable de Saw e Insidious está entusiasmado con la obra y, en concreto, con sus villanos, a los que ha definido como «interesantes, grandes y únicos». La película que gira alrededor del superhéroe de DC Cómics se estrenará en 2018 y estará protagonizada por Jason Mamoa.